Otro gato más

Otro gato más - Viajando sin ropa de invierno

Hoy pasada las 18 horas, después de solucionar algunos trámites, porque no se resuelven todos de una vez. Y eso es algo a lo que debo adaptarme y concientizar que la vida aquí es más pausada y la gente se lo toma con más calma.

Al final de todo, salimos del colegio a caminar un rato por el campus y llegamos al centro histórico a conocer un poco más acerca de la ciudad y su historia.
Pues además llegó un nuevo compañero de Latinoamérica; este es de Bolivia y el resto de nosotros le dimos la bienvenida y salimos a enseñarle las cosas de la ciudad. Eramos un colombiano, un alemán, una italiana, una argentina, un español, yo y el nuevo del grupo. Otro gato más.
Llegamos a el lugar donde se encuentra La Universidad Pontífice de Salamanca que tiene una historia preciosa. Pues resulta que la fachada que es una catedral enorme tiene muchas figuras grabadas por doquier y dentro de todo aquel folklor existe una figura emblemática que es como el sello del autor de esa joya de la arquitectura. Además es patrimonio de la UNESCO y de la humanidad. Y ese sello que el autor plasmó en su obra, es nada más y nada menos, que una rana. No sólo te la encuentras en las paredes,  sino que también te la venden en la calle, en los bazares y hasta en la escuela te dan un sello con esa figura emblemática.
Todo el mundo que va a la catedral se pasa horas (claro está, el turista) buscando en dónde, en aquel pedazo de muro, donde además están estampados los dos reyes católicos de España. Todos, excepto el que te vende la ranita que canta y tal; buscan la rana. Pues cuenta la leyenda que antes de que se supiese su ubicación, al estudiante que encontrara el paradero exacto del anfibio pues le convalidaban el curso. Es como para cogerle cariño al bicho.
Pasamos además por la cueva de las misas oscuras. Se cuenta que fue uno de los primeros lugares donde se celebraran dichos ritos. Resulta que en este lugar le rendían culto a Satanás. Realizaban sacrificios y otros ritos. El lugar es tenebroso. De hecho cuando comenzaron las excavaciones se encontraron tumbas y restos humanos. Algo muy impresionante, porque aún existen en ese sitio como para que el turista los vea, restos de dichas tumbas. Y subiendo unas escaleras más arriba, existe una especie de un mirador donde aprecias una buena parte de Salamanca y se observa directamente para el lugar donde Cristóbal Colón convenció al resto para que lo dejarán salir a colonizar otras tierras, a la vez que planteó la teoría de que era posible que la tierra no fuese plana. Sino semi plana. Una vez de convencerlos. Partió y justo a mitad de camino se encuentran las Américas y con ello a Cuba; pronuncia su frase «Esta es la tierra más grande que ojos humanos han visto» y ya el resto lo sabemos de la escuela.
Con todo esto que les cuento estoy viendo a ver si soy capaz de convencerlos y de convencerme a mi mismo que quizás pueda conseguir trabajo de guía turístico.
Luego nos sentamos en un café el grupo de gatos becarios a hablar y surgió la pregunta del momento y el tema caliente «CUBA». Nada, ahí estuvimos debatiendo horas. Explicándole cada cosa. Hasta finalmente convencerlos y hacerles entender que el problema migratorio es internacional y que nos pasa a todos. Pero bueno que al final en las vacaciones de Fin de Año quieren ir a conocer la isla. A ver si los convenzo de que sí, y quien sabe si el pasaje me sale hasta gratis.
Historia: Estábamos en la cena del jueves y veo al chico español coger una fruta, desconocía que era.  Y veo a la italiana tomar una lazca de melón. Ya me picaba la curiosidad, le pregunto al español que que era y me dice que era melón. Al momento supe que lo de la italiana era sandía. Pero entonces no sabía que es lo que se comía del melón porque era blanco completamente. Y según lo que yo conozco como melón, para ellos sandía. Lo que se come es lo rojo porque lo otro no sabe a nada. Pues bueno; le hago la pregunta del millón ¿De ahí qué se come? 
Entonces, me explicaron y la probé. Decirles que es casi lo mismo, salvo que el melón es menos dulce que la sandía, por lo demás todo igual. Ese mismo día el que sirve me pregunta que qué quería de primero, si tortilla de patatas o ibérico. Joder¿venir a España a comer tortilla? No me parece. Me parecía que a lo que el llamaba ibérico era carne de puerco. Pero por si acaso no sea cosa que me pase como la vez anterior el primer día; que tenía dos opciones de frutas: manzana o melocotón. Y entonces pido manzana porque no sabía como pelar el melocotón, tan siquiera sabía si se pelaba o no. Entonces veo al alemán, pelarlo, comerlo y tal. Y entonces ya para la cena me decido a por el melocotón y cuando lo pido me dicen que no es melocotón que era «nestarina». ¿Y eso que cosa es?
Volviendo a lo del ibérico. Finalmente le pregunto que es y me dice que es puerco. Lo que tiene ese nombre porque están criados a base de cereales y otras cosas y además se debe también a la raza. Solo por eso.
Hoy le tocó al mismo señor servirme la comida. Y cuando pido el primero. Me dice bueno ahí tienes para que pruebes PAELLA. Todos lo pedimos y en mi plato me cayó todas las almejas, mejillones, calamares, pulpo y todo lo raro que en mi vida he comido.
Ya en la mesa fue más fácil. Todo es instinto. Es como si las hubiera comido de toda la vida. Muy exquisito el plato.
Una de las conserje del Colegio. Apenas supo que era cubano es un amor conmigo. Como si fuésemos vecinos de toda la vida. Todo porque tiene una amiga que se fue a la isla. El verano pasado, y este repite porque le gustó mucho. En seguida no más dije cubano. Me dijo que rico. ¿Y qué tal la salsa?
De todo el grupo que al final ninguno vamos a estudiar lo mismo ni en la misma facultad. Todos tienen dos pies izquierdo, salvo la italiana que en su caso muy particular tiene dos derecho y el alemán que tiene dos derechos y problemas serio de escucha y ritmo musical. En fin, que ya me tocará enseñarles algo de lo mío.
Por lo demás todo bien. Ayer fue mi primera noche de sueño tranquilo. Vine a coger el sueño sobre las 2.00 AM y me desperté sobre las 9.00 AM. Lo importante es que ya voy cogiéndole el ritmo.

Deja un comentario