Los niños y la historia (visión desde el tercer grado)

Los niños y la historias (visión desde el tercer grado)

Autor: Alejandro López

Lugar de Nacimiento: Santa Clara, Cuba

Tiempo fuera de Cuba: 8 años

Residente: Miami

El levantamiento armado contra la dominación española el 10 de octubre en la Cuba de 1868 podría ser considerado el suceso más importante en toda la historia de la isla.  El evento, también conocido como El Grito de Yara y protagonizada por el ilustre Carlos Manuel de Céspedes, marca la génesis y manifestación del sentir independentista y antiesclavista de una parte de la sociedad cubana de la época.

En el colegio primario recibí un leve barniz sobre dicha fecha. Lo más importante – decía la profesora –  y así mismo deben responder en el examen, es que se liberaron a los esclavos y ahí comenzó un proceso de luchas que no concluiría hasta el 1ero de enero de 1959.
La mente de un niño es compleja y enfrentarlo a un suceso histórico tan relevante sin “aterrizarlo” adecuadamente  podría constituir un desafío. La mañana que recibí la explicación sobre El Grito de Yara, la profesora entró en nuestra aula de tercer grado y dijo: buenos días mis niños. ¿Alguno de ustedes sabe el tema de hoy? Silencio total. Silencio de tercer grado en la clase de Historia de Cuba. Estudiaremos, el levantamiento del 10 de octubre de 1868 -justo en ese momento los alumnos más concienzudos escribieron en su libreta – IMPORTANTE
En el pizarrón la profesora anotó las nuevas palabras del vocabulario, o de difícil comprensión como también solían llamarle:
1-PATRIOTA
2-YUGO
3-EMANCIPACIÓN
¿Alguno de mis niños bellos conoce el significado de estas nuevas palabras? Silencio otra vez. La “profe” explicó los nuevos significados, de los cuales anoté en mi definición personal cuanto alcance a digerir:
Patriota: compañero que defiende la revolución o está en contra de lo mal hecho como tener a esos negritos amarrados con cadenas y grilletes.
Yugo: así se llaman unas cositas metálicas que mi papá pone en sus camisas cuando va a fiestas del trabajo. Nota: no entiendo muy bien que tiene esto que ver con los españoles…
Emancipación: … nota: aquí no entiendo nada.
Y una vez explicadas las palabras de difícil comprensión prosiguió la clase que resultó ser de más difícil comprensión que las palabras más rebuscadas jamás escritas sobre el pizarrón. No entendía como aquel señor, Céspedes, tan simpático y con cara bonachona a juzgar por la foto del libro de texto, había , sin más acá ni más allá, soltar a sus esclavos y armar una lucha contra el “yugo” por una libertad que alcanzaríamos en el 1959 y durante todos esos años, que me parecían demasiados, habría  ordenado a Martí a acotejar y sanar las diferencias entre los compatriotas con la creación de un partido revolucionario y de paso ordenar a Fidel a atacar al Cuartel Moncada en la ciudad de Santiago de Cuba. O habrá sido al revés: Fidel ordenó a Martí a lo del partido y a Carlos Manuel de Céspedes lo del alzamiento?
La historia sigue siendo una asignatura compleja para un niño de tercer grado. Afortunadamente, luego de esta mala sátira que para nada pretende empañar la docencia cubana, cursé estudios a otros niveles y profundicé en este importante evento que fue, en realidad, un grito viril de un pueblo oprimido. Muestra de la verdadera esencia del pueblo cubano que no era un pueblo mendigo, ni que solía andar con medias tintas a la hora de reclamar sus derechos.
Hoy día muchos, y no precisamente niños del tercer grado, desconocen quien fue Carlos Manuel de Cespedes, desconocen al otro puñado de valientes que le secundó: Vicente Aguilera, Bartolomé Maso, Perucho Figueredo, Candelaria Acosta quien confeccionó, con retazos de tela,  la primera bandera cubana: la  bandera de La Demajagua.
Desconocen, o tienen imágenes distorsionadas, de Jose Martí, el más grande pensador cubano de todos los tiempos, desconocen de Maceo que no sólo fue un mulato bravo, sino el más feroz y temido adversario de los españoles. Desconocen hoy día, muchos cubanos cuál es su historia y el desconocimiento es enemigo de la libertad, de la misma que supuestamente alcanzamos en 1959.
Foto tomada de: http://www.cubadebate.cu

Deja un comentario